El paisaje
a través del
vino

¿Sabías que…

La Rioja está protegida del norte por la Sierra de Cantabria, que continua uniéndose a otras cadenas montañosas hasta que llegan al Mediterráneo a través de Los Pirineos.

Al suroeste La Cordillera Ibérica nos separa de la meseta castellana y también continúa casi sin interrupciones hasta llegar al Mediterráneo.

Estos dos sistemas de montañas se unen en el oeste por los Montes Obarenes y esta unión solo es rota por el río Ebro, que corta las rocas para entrar en La Rioja y la atraviesa continuando su ruta hasta desembocar en el mismo mar.

En esa zona de confluencia de las montañas y el río está RODA y su área fundamental de cultivo.

Siempre hemos entendido el paisaje como la visión de un conjunto de excelentes viñedos donde el juego del clima atlántico, continental y mediterráneo genera las diversas configuraciones del tempranillo, madurando con la sensación de las frutas rojas para dar RODA o con la sensación de las frutas negras para llegar a RODA I.